Cazan a los 'checadores' informales

 

Hace tres meses sólo existían ocho, ubicados en la avenida Tulum, ahora son 50.

CANCÚN, Q. Roo.- En tan sólo tres meses los “checadores” de frecuencia en avenidas principales con la Prolongación Tulum y la zona conocida como “El Crucero” se multiplicaron de ocho a 50, distribuidos en cada zona de aforo vehicular. Para eliminar la informalidad y dar espacio a los 250 asistentes de tráfico oficiales, de las concesionarias de transporte urbano realizarán operativo dentro de una semana.
Víctor Manuel Montoya Medina, jefe de Red de Rutas de la Dirección Municipal de Transporte y Vialidad, comentó que han detectado en Cancún 50 “checadores” informales, el problema se intensificó hace tres meses cuando había únicamente ocho en la Tulum y actualmente se tienen registro de 50 personas que se dedican a dar frecuencia a los operadores de los camiones de transporte.

Afectan al operador y al tránsito vehicular 

Explicó que la proliferación indiscriminada de “checadores” no autorizados afecta al operador ya que deben pagarle por el “servicio” a los informales, además de que entorpecen el tránsito de las unidades de transporte provoca que operadores compitan en velocidad y tiempo para transportar más usuarios en las avenidas.
Cada “checador” informal de Cancún saca en promedio entre 300 y 500 pesos por turno de ocho horas.

¡Fuera¡ a los informales 

Para eliminar a los checadores de las calles de Cancún realizarán un operativo permanente en el que se les notificará que deben retirarse de las calles, posteriormente detenciones a las personas que incumplan, ya que se utilizará el mando de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (Smspyt) para aplicar sanciones administrativas a los que se ubiquen en labores informales.
Existe un padrón de checadores o asistentes de tráfico oficiales de cada empresa concesionaria. En Autocar hay 70, Turicun 50, Cooperativa de Transporte Bonfil 24, Maya Caribe 40, Sindicato de Taxistas Andrés Quintana Roo 15,  el Sindicato de Taxistas de Isla Mujeres, 11 y transporte de La Franja 20.

Con Información de: Alejandra Galicia/SIPSE
Leer Nota

Enseñanza de matemáticas mayas mejora el entendimiento de la materia


La estrategia de las matemáticas mayas permite a un niño, antes de que tenga control motor fino para poder dibujar los números, empezar a hacer operaciones y entenderlas, expuso el investigador yucateco Fernando Magaña Solís.

Explicó que con el programa de enseñanza, los estudiantes aprenden de manera natural el proceso y significado de cada operación como suma, resta, multiplicación, división y raíz cuadrada, sin la necesidad de memorización de tablas y enfocándose al razonamiento.
La estrategia de las matemáticas mayas permite a un niño, antes de que tenga control motor fino para poder dibujar los números, empezar a hacer operaciones y entenderlas, expuso el investigador yucateco Fernando Magaña Solís.

 “Ello, representa una gran ventaja educativa”, destacó el especialista del Instituto de Física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el marco del III Encuentro Estatal de Matemáticas con Símbolos Mayas.

Explicó que con el programa de enseñanza, los estudiantes aprenden de manera natural el proceso y significado de cada operación como suma, resta, multiplicación, división y raíz cuadrada, sin la necesidad de memorización de tablas y enfocándose al razonamiento.

En el evento efectuado hoy en el auditorio de la Universidad Modelo, agregó que el pequeño aprende desde el principio, puesto que sólo basta con que sepa contar del uno al 10 para que pueda sumar y restar, e incluso hacer multiplicaciones.

“Los niños se enganchan con la estrategia al ser un juego de deducción, razonamiento, descubriendo el placer de las matemáticas”, anotó.

Magaña Solís dijo que las matemáticas se vuelven divertidas, pero sobre todo entendibles, ya que no se trata del proceso rígido de memorización y mecanizaciones, sino de entender.

Apuntó que el propósito de la incorporación de la destreza educativa a las escuelas de la entidad es enseñar la materia a través del sistema matemático de los mayas porque permite entender la asignatura sin tener que memorizar con anticipación.

El también maestro de Física detalló que la enseñanza de las matemáticas mayas contempla dos etapas: la primera consiste en educar a los niños con la cuadrícula, usando fichas para las operaciones; y la segunda se refiere a la memorización de las tablas numéricas.

“Los alumnos ya salen pudiendo realizar las operaciones a mano con los símbolos arábigos, pero con algoritmos nuevos que salen de las matemáticas mayas, de tal forma que es mucho más eficiente la enseñanza y llegar a la abstracción más rápido”, opinó.

Resaltó que si por alguna razón un niño padece de dislexia o problemas de memorización, tendrá el apoyo de la matemática concreta maya y siempre podrá hacer sus operaciones.

El especialista aseguró que con esta formación “se estarían ahorrando entre uno o dos años de los seis que se imparten en la educación primaria en la asignatura”.

El III Encuentro Estatal de Matemáticas con Símbolos Mayas congregó a 71 docentes, de los cuales 42 corresponden al nivel inicial del dominio de la estrategia y 29 al nivel avanzado.

Entre las actividades que se desarrollaron se encuentran una exposición de materiales didácticos, presentación de propuestas de vinculación de la materia con la estrategia de los antepasados y el concurso entre alumnos de problemas del libro de matemáticas por medio de rayas, caracoles y puntos adaptados al conteo de base 10.

Con Información de: Noticias MVS.
Leer Nota

Putin niega que vaya a reactivar base de espionaje en Cuba


Rechaza así una información del periódico 'Kommersant' que, citando a una fuente de los servicios de seguridad rusos, aseguraba que el acuerdo había sido ratificado durante la visita a Cuba del mandatario ruso.


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, negó anoche que se haya firmado un acuerdo provisional con Cuba para reabrir una base de la era soviética que servía para espiar desde la isla a Estados Unidos, como aseguró el miércoles el diario Kommesant.

“No, no es verdad”, dijo Putin en declaraciones que recoge la Agencia rusa de noticias RIA Novosti. 

Putin agregó que Rusia dispone de otros medios para garantizar plenamente su capacidad y no necesita utilizar las instalaciones que existían en Cuba.

 'Kommersant', citó sin identificar a una fuente de los servicios de seguridad rusos, que aseguraba que el acuerdo había sido ratificado durante la reciente visita a Cuba del presidente ruso.
Según la citada fuente, la medida supondría la reapertura de la base de Lourdes, al sur de La Habana, que estaba negociándose con Cuba desde 2004.

Al hablar sobre la cooperación con Cuba durante una conferencia de prensa celebrada en Brasilia, Putin dijo que los cubanos quedaron con un sabor amargo tras la abrupta suspensión de la cooperación rusa con la isla en la década de los noventa.

"Desafortunadamente, nos fuirmos y nuestro lugar fue ocupado por otros. Por ejemplo, compañías canadienses y europeas están trabajando allí, activamente" dijo Putin.

"Tenemos una buena relación, fundada en lazos históricos. El país ha alcanzado buenos resultados en el ámbito social, en salud y educación. En general tenemos planes y proyectos conjuntos", aclaró el presidente ruso.

La base de espionaje de Lourdes, abierta en 1964 llegó a contar con hasta 3.000 empleados y se convirtió en el mayor centro operado por Moscú en el extranjero para recabar señales de radio, satelitales, comunicaciones telefónicas y faxes.

Tras la desaparición de la URSS, Rusia disminuyó sus operaciones en la base, y Cuba comenzó a cobrarle $200 millones anuales por la renta de las instalaciones, que hasta entonces había permitido gratuitamente.

Rusia cerró la base en 2001, luego de que meses antes el Congreso de Estados Unidos aprobara una ley que condicionaba la reestructuración de la deuda soviética y las relaciones comerciales entre ambos países, al cierre de los centros de espionaje rusos en Cuba y Viet Nam.
Leer Nota

Desarrollo urbano “a la carta”



Aunque el PDU de Benito Juárez aprobado por la anterior administración fue revocado por presuntas irregularidades, el nuevo documento se encuentra íntegro en un 80 por ciento, excepto en diversos usos de suelo comerciales y densidades para establecimientos turísticos.

Por Gonzalo Ramos

A pocas semanas de haber llegado, funcionarios del flamante Ayuntamiento priista de Benito Juárez se rasgaron las vestiduras al denunciar un Programa de Desarrollo Urbano (PDU) “con inconsistencias metodológicas, jurídicas y técnicas” que permitía, según ellos, la edificación de más de 60 mil cuartos en la Zona Hotelera de Cancún y edificios de hasta 60 plantas en la zona centro.

Por ello, instalaron una comisión que dio inicio formal a la “cacería de brujas” de ex funcionarios perredistas de la anterior administración y montaron, escudados en la figura del regidor del Movimiento Ciudadano, Antonio Cervera León, una campaña mediática que llevó a la revocación del PDU 2013-2030 y a la elaboración de un plan “nuevo y mejorado”.

Sin embargo, tras seis meses de espera, el nuevo documento es idéntico al anterior en un 80 por ciento, según reconocen las propias autoridades. Los únicos cambios que se hicieron provocan más suspicacias que lo denunciado originalmente por el gobierno de Paul Carrillo de Cáceres.

Por ejemplo, llama la atención que la zona de humedales aledaña a Puerto Cancún, dentro de la zona residencial Puerta del Mar, sea considerada como una zona habitacional, cuando el PDU 2013-2030 la incluía dentro de un área de conservación. Vecinos del lugar han denunciado que hay maquinaria rellenando el manglar; de aprobarse, el plan avalaría este ilícito.

Y en algunas partes de la Zona Hotelera, donde se habían aprobado ciertas densidades para amplias franjas de predios, el nuevo PDU parece haber fraccionado “a la carta”.

Dentro de la primera etapa, por ejemplo, en una zona aledaña a Punta Cancún, se había asignado una zona con suelo turístico para 15 niveles y una densidad de 220 cuartos por hectárea. El PDU 2014 fracciona este predio en tres partes y les otorga densidades de 115, 160 y 180 cuartos por hectárea, y 10, 8 y 20 pisos, respectivamente.

Ya en la segunda etapa, a un costado de la zona conocida como “El Mirador”, rumbo a Punta Nizuc, se habían aprobado 10 niveles y 120 cuartos por hectárea, pero el nuevo ordenamiento fracciona esta zona en dos partes y designa 15 y 20 niveles con densidades de 140 y 240 cuartos por hectárea.

Además, en toda la ciudad destaca la tendencia a cambiar áreas que estaban marcadas como “Equipamiento” por “Comercio de Subcentro Urbano”; igualmente, zonas industriales y mixtas pasaron a ser de comercio. Asimismo, la mayoría de los lotes colindantes con avenidas se encuentran marcados como “Zonas de Transformación” o “Uso Comercial”.

Al respecto, la directora del Instituto Municipal de Planeación de Desarrollo Municipal (Implan), Santy Montemayor Castillo, explica que se aprobó dejar en toda la ciudad estas áreas “de transformación” que originalmente sólo abarcaban algunas regiones del centro. Estas áreas se refieren a viviendas ubicadas en las principales vialidades que optan por ser utilizadas como comercios, por lo que el Comité de Desarrollo Urbano decidió regularlas.

Según la funcionaria, hay que dejar en claro que no es que a todos se les apruebe un cambio de uso de suelo –dado que sólo el Cabildo puede hacerlo–, sino que tengan la oportunidad de solicitarlo, siempre y cuando cumplan con requisitos como contar con cajones de estacionamiento, accesos, entre otros.

Respecto a la Zona Hotelera, Montemayor Castillo indica que el máximo de cuartos permitidos será de 46 mil 98 cuartos, con un incremento neto de 6 mil 697 cuartos con respecto al techo máximo de 2005, que era de 39 mil 411 habitaciones. Incluyendo condominios, aclara.

“Esto sale de un estudio de CAPA y Aguakan de lo que hoy puede soportar la infraestructura. Ya después, si se hace más infraestructura, igual y puede analizarse cada dos años, se revisa un PDU. Pero hasta el día de hoy no podemos planear en algo que todavía no tenemos”, afirma la arquitecta encargada del Implan.

Cuestionada sobre polémicos proyectos que “aparecieron” en esta versión del plan de ordenamiento urbano, la funcionaria asegura que ese fue uno de los motivos por los cuales se derogó el PDU anterior, ya que se había denominado como área verde una zona que ya tenía “derechos adquiridos” y que había ganado el amparo de un juez.

La funcionaria se refiere al caso del Desarrollo Condominal Grand Island, ubicado a un costado del campo de golf del hotel Iberostar, justo detrás de la Zona Arqueológica “El Rey”, que cuenta con un uso de suelo de campo de golf H2C desde 1993 y cuyo derecho se tuvo que respetar. Incluso la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ya había emitido una autorización “parcial condicionada” que avala el proyecto.

Lo mismo sucede en la tercera etapa de la Zona Hotelera, en un terreno ubicado justo en frente del monumento de Fonatur, en la entrada de la ínsula desde el Aeropuerto. Es un terreno que contaba con un permiso para 20 niveles y una densidad de 200 cuartos por hectárea. El nuevo PDU marca al respecto: “Capacidad máxima 2,039 cts. (cuartos) Acuerdo de Cabildo”.

Detrás de todo. El predio conocido como “Puerto Nizuc”, promovido por la empresa “De Cancún para el Mundo”, fue señalado por el líder estatal del PRD, Julio César Lara Martínez, como uno de los terrenos que añadió el gobierno del estado entre la sesión de Cabildo de aprobación del esquema y su publicación en el Periódico Oficial.

“Puerto Nizuc” había sido designado como área verde en el PDU 2013, tal como consta en la documentación que el gobierno municipal perredista de Julián Ricalde Magaña envió al gobierno estatal para su publicación; sin embargo, en el ordenamiento ya publicado, aparece como una zona turística con permiso para 20 pisos y una densidad de 200 cuartos por hectárea.

Presuntamente, el terreno sería propiedad del ex alcalde interino Carlos Canabal Ruiz (2004-2005), quien en unos pocos meses en el poder aprobó una decena de cambios de usos de suelo y benefició negocios propios o de sus socios. La oposición también ha señalado que uno de estos socios pudiera ser el ex gobernador y ahora senador Félix González Canto.

Y es que la mayoría de los proyectos que hoy tienen “derechos adquiridos” por trámites realizados previamente a disposiciones regulatorias, fueron aprobados o pasaron por las manos del ex alcalde interino, quien sustituyó a Juan Ignacio García Zalvidea mientras contendía por la gubernatura del estado.

Canabal Ruiz también aprobó un proyecto promovido por la empresa Promotora Rancho San Miguel SA de CV, desarrollo turístico denominado “Hotel Hipotels”, ubicado en el kilómetro 335 de la carretera Cancún-Chetumal, en la llamada “Milla de Oro”. Sin embargo, su sucesor, Francisco Alor Quezada echó a tierra el proyecto.

El 16 de octubre de 2007, el Cabildo presidido por Alor Quezada ratificó la negativa de los permisos de construcción para la empresa, que alegaba contar con permisos federales. Esto obligó a la desarrolladora a recurrir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para tramitar un amparo.

Casi cinco años más tarde, la polémica quedó en el olvido ante el cabildazo de Paul Carrillo de Cáceres. Sin explicación aparente, y generando más incertidumbre que soluciones, la Comuna decidió revocar el PDU, pero dejar intacto el Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), a pesar de que ambos fueron aprobados de forma conjunta.

Este ordenamiento ya contemplaba el proyecto “Hipotels”, aprobado por la Semarnat desde agosto de 2008, con una superficie total de 2 millones 483 mil 647.98 metros cuadrados, con densidad para 2 mil 23 habitaciones y un campo de golf de 18 hoyos.

Juan José Margaleff Domínguez, quien se identificó como apoderado legal de Promotora Rancho San Miguel SA de CV, empresa responsable del proyecto, solicitó en la consulta pública del POEL que se anexara un apartado en el que se expresara que los nuevos criterios no serían aplicados a todos aquellos que contasen con derechos adquiridos con anterioridad.

Todo esto no se encuentra regulado dentro del PDU 2014-2030. Se estima que serán más de 4 mil cuartos los que se edificarán en la zona conocida como “Milla de Oro”, que abarca desde el hotel Moon Palace –justo en el límite del PDU–, hasta Puerto Morelos.

Esta zona ya no se encuentra considerada dentro de la mancha urbana de Cancún, por lo que sus lineamientos dependerán del ordenamiento ecológico asignado, aunque, al igual que con el PDU, la mayoría de los empresarios que edificarán en la zona cuentan con “derechos adquiridos”, gracias a autorizaciones previas de la Semarnat.

Algunas de estas autorizaciones pasaron por las manos del entonces delegado estatal de esta dependencia, Rafael Antonio Muñoz Berzunza, quien fue destituido públicamente por el entonces presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, en 2009.

En su momento, se rumoraron cuestiones de índole política, aunque la versión más aceptada es que fue defenestrado precisamente por las ilegales autorizaciones que hizo en detrimento de manglares en zonas como Malecón Tajamar y Punta Nizuc. Hoy es titular de la Secretaría del Medio Ambiente de Quintana Roo (Sema).

“Se detectaron irregularidades en la actuación del funcionario, ya que la oficina a su cargo autorizó proyectos en materia de impacto ambiental, contrarios a la opinión tanto del municipio de Benito Juárez, como del gobierno del estado, y de la Dirección General de Política Ambiental e Integración Regional de la Secretaría (DGPAIRS)”, informó la dependencia mediante el comunicado 058/07, donde justificó su destitución.

Otro de estos proyectos es precisamente el desarrollo “Puerto Nizuc”, de la empresa “De Cancún para el Mundo”, y que se le achaca a Canabal Ruiz. La obra fue autorizada por Muñoz Berzunza el 17 de octubre del 2006, durante el gobierno de Félix González Canto.

Un resolutivo legal avalaba la construcción de siete torres de 20 pisos, 14 viviendas, 504 departamentos y un total de mil 43 cuartos, justo en una zona en donde se encuentra una Unidad de Gestión Ambiental (UGA) de protección ecológica, con densidad cero, al igual que la superficie de desmonte.

En diciembre del 2007, la Semarnat declaró nula la autorización que Muñoz Berzunza emitió a favor de “De Cancún para el Mundo”. Sin embargo, la empresa obtuvo un amparo y pudo continuar con su proyecto bajo el alegato de tener “derechos adquiridos”. Hoy se encuentra incluida en el PDU 2014-2030 con un permiso para edificar un máximo de 2 mil 39 cuartos.

La revocación. Apenas mes y medio después del inicio de la nueva administración, en noviembre de 2013, el Cabildo de Benito Juárez aprobó la conformación de una comisión investigadora que analizaría los trabajos del  anterior titular del Instituto Municipal de Planeación en Desarrollo Urbano (Implan), Eduardo Ortiz Jasso.

El regidor Antonio Cervera León fue designado como presidente de dicha encomienda. Días más tarde, sin exhibir pruebas o fragmentos del ordenamiento, anunció a la prensa que en el PDU aprobado por la anterior gestión se habría autorizado la construcción de 63 mil cuartos en la Zona Hotelera de Cancún, y habló por primera vez de la revocación del ordenamiento.

Durante la misma conferencia de prensa, se le solicitó al síndico municipal, Guillermo Andrés Brahms González, que justificara la base legal para suspender un acta de Cabildo aprobada y publicada en el Periódico Oficial, pero el funcionario se limitó a repetir que “estaría mal” si se aprobara la edificación de tantos cuartos de hotel.

Ortiz Jasso salió en su defensa argumentando que “no tenía idea” de dónde sacó la comisión investigadora dicha cantidad de cuartos. Aclaró que en el documento se proyectan 57 mil 344 cuartos sólo de continuar la tendencia actual de desarrollo, por lo que se proponen medidas para evitar este crecimiento desordenado y se establece un techo de 47 mil 27 habitaciones.

Todavía un día antes de la revocación del PDU 2013-2030, los concejales habían acordado revisar el documento en los siguientes diez días y luego someterlo a votación. Sin embargo, de última hora, recibieron un llamado en el que los convocaban para el día siguiente –sábado 25 de enero–, para revocar el programa en una sesión extraordinaria de Cabildo.

La incertidumbre por la revocación del PDU fue tal que el propio presidente municipal, Paul Carrillo de Cáceres, contestó a la prensa que la persona indicada para hablar del tema era el secretario general del Ayuntamiento, José de la Peña Ruiz de Chávez.

Las suspicacias continuaron cuando, en el mes de febrero, el secretario de Ecología y Desarrollo Urbano, Rolando Melo Novelo, afirmó que el ordenamiento vigente era el de 2005 en tanto se resolviera la situación, aunque los medios documentaran que las obras del Chedraui VIP en la Zona Hotelera de Cancún –sustentadas en el PDU 2013– seguían en funcionamiento.

El funcionario afirmó que la construcción contaba con todos los permisos y que tenían “derechos adquiridos”, por lo que revocar la licencia “pudiera significar un juicio para el Ayuntamiento”.

Tuvo que pasar un mes en la incertidumbre para que se publicaran los resolutivos en el Periódico Oficial y comenzaran los trabajos del nuevo ordenamiento. El 7 de julio se llevó a cabo la última reunión del Comité de Desarrollo Urbano y Vivienda y se aprobó el anteproyecto final.

El PDU 2013-2030 aprobado originalmente, y publicado en el Periódico Oficial, con más de 300 páginas, traza una ciudad que en el futuro podrá recorrerse a través de una extensa red de vialidades operada por un centro de transferencia multimodal de transporte, un tren suburbano, ciclovías y un acuabús que conectaría a la Zona Hotelera con el resto de la ciudad.

Se contemplaba también una vialidad que atravesará Cancún de norte a sur, paralela a la avenida Colosio, y que cruzará arterias principales como Las Torres, Nichupté, Andrés Quintana Roo y López Portillo, además de todas las regiones hasta toparse con el Arco Vial ya construido y que colinda con Isla Mujeres en su zona continental.

La nueva propuesta de PDU conserva mucho de este plan de movilidad, útil en una urbe con crecimiento exponencial y cuyas problemáticas siguen en aumento. Pero los planes en papel son letra muerta cuando la voluntad política atiende a quienes sólo buscan negocios a la medida de sus intereses.

*****
Destacado:
Algunos de los proyectos aprobados durante el interinato de Carlos Canabal, contaban con uso de suelo Turístico Hotelero Especial (THE) cuyos lineamientos eran ambiguos y se prestaban a interpretaciones. Esta clave fue revocada hasta el PDU 2013, dado que en un intento anterior, durante el gobierno de Francisco Alor, tanto el alcalde como el entonces regidor de Desarrollo Urbano, Mario Machuca, lo consideraron “innecesario”, puesto que “no revertiría los usos de suelo ya otorgados”.

Fuente: LUces 
Leer Nota

El oscuro fraude de las lámparas LED



El ayuntamiento de Othon P. Blanco firmó una concesión disfrazada de convenio para que A Lumínicos Plus generara ahorros financieros y de energía eléctrica; sin embargo, la firma incurrió en inconsistencias y aunque la autoridad local se hizo cargo de algunos trabajos, Chetumal sigue en penumbra.
Por Isela Serrano

Alentados por la 6ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP16) celebrada en 2010 en Cancún, en donde 192 países firmaban acuerdos y establecían compromisos por la salud del planeta, el entonces presidente municipal de Othón P. Blanco, Andrés Ruiz Morcillo. y el gobernador Félix González, trazaron un plan de negocio para acaparar reflectores, pero terminaron dejando en penumbra la ciudad que supuestamente “iluminarían”. 
El proyecto consistía en una concesión disfrazada de convenio, en modalidad adjudicación directa por un lapso de 15 años, a través de la cual se renovaría, instalaría o sustituirían 25 mil 507 luminarias; con lo cual, la capital de Quintana Roo se convertiría en “la ciudad con más luminarias tipo LED de toda América Latina”.
El Ayuntamiento asumía el compromiso de liquidar 180 pagos mensuales de 3.6 millones de pesos, actualizables a la inflación, lo cual representaba un desembolso total de 656 millones de pesos, monto casi similar al presupuesto anual de la Secretaría estatal de Seguridad Pública, que este año es de 697 millones 995 mil 265 pesos.
Entre las bondades que se prometían, figuran un ahorro de un millón 101 mil 902 kw/h por mes, lo que se traduciría en una disminución de 454 mil 106 pesos mensuales, de los 5 millones 126 mil 391 pesos que el Ayuntamiento paga en el mismo lapso por concepto de energía eléctrica; sin embargo, hasta la fecha dicho ahorro no se ve reflejado. 
A ojos cerrados. El 7 de diciembre de 2010, el presidente municipal aseguró a su cuerpo de regidores que, además de un ahorro mensual, la empresa se comprometía a reponer aquellas luminarias con fallas o daños por huracanes; sin embargo, el contrato que Ruiz Morcillo rubricó –y que contó con la aprobación del gobierno del estado– indica lo contrario.
La cláusula séptima del contrato, consultada por Luces del Siglo, establece que la empresa no está obligada a reparar ni sustituir las luminarias dañadas por accidentes o vandalismo y aclara que en estos casos el municipio es el encargado de pagar 550 dólares o las partes dañadas. Al tipo de cambio actual, cada lámpara costaría 7 mil 150 pesos con 33 centavos. 
El presidente municipal también aseguró que debido a que 80 por ciento de las llamadas al 072 correspondían a reportes por problemas con las luminarias, al cambiarlas por las LED que ofrecía la empresa General Electric se acabarían los problemas en las diferentes zonas de Chetumal, y eso significaría no más compras de lámparas, balastros ni fotoceldas.
Así, con 17 votos a favor y uno en contra, se autorizó por mayoría la celebración del contrato. Avalaron el proyecto el presidente, el síndico y secretario del Ayuntamiento, así como 15 de los 16 regidores; el único que votó en contra –y así lo estableció en sus argumentos– fue David Álvarez Cervera del partido Convergencia, ahora Movimiento Ciudadano.
Autorizan lo prohibido. De acuerdo con el acta de Cabildo del 7 de diciembre de 2010, consultada por este semanario, Álvarez Cervera –quien prácticamente despareció posteriormente de fungir como regidor– advirtió que el proyecto era apresurado e inviable financieramente hablando, toda vez que el ahorro mensual resultaba irrelevante.
En opinión del Álvarez Cervera, además de consultar otras propuestas para aprobar la concesión, se tendría que apelar a la experiencia de anteriores contratos como el caso de Aguakan u otras empresas que, tras el tiempo, abandonan el servicio.
“No veo un ahorro sustancial, veo que se siguen cargando en el DAP. ¿Saben lo que es el DAP? Los Derechos de Alumbrado Público, que son cobrados a través de una facturación de una empresa privada para los efectos de la venta de energía y eso está prohibidísimo en otros estados”, recordó a sus compañeros el incómodo regidor de Convergencia.
También subrayó que el tema estaba totalmente fuera de contexto porque, al no ser autoridad, ninguna empresa en México está facultada para cobrar derechos; incluso señaló que tal situación ha provocado amparos y se ha echado abajo en Puebla y el Estado de México.
“Aquí nos lo instalaron y volvemos a lo mismo, la sociedad civil paga todos los servicios del municipio y la energía de la calle; pagamos impuestos señor presidente, pagamos derechos de todo tipo en el municipio, y el municipio se comporta como una empresa privada, no nos da nada, no es rectora de la economía, no produce nada, solamente se dedica a administrar la economía y a utilizarla, 90 por ciento se va en gastos administrativos, yo considero que un buen punto sería analizar otros proyectos”, insistió.
El regidor también solicitó – y fue negada su petición– que la empresa exhibiera su acta constitutiva para determinar si ésta cubría el perfil y si tenía antecedentes de actuar de manera comprometida, ya que la concesión sería por los próximos 15 años, lo que significaba que pasarían cuatro administraciones municipales, tres gobiernos estatales y tres presidenciales, y la misma empresa seguiría prestando el servicio.
Tales demandas no tuvieron eco, el Cabildo de mayoría priista aprobó la propuesta para iluminar el Ayuntamiento de Othón P. Blanco.
La más moderna.  Desde el principio hubo hasta regidores del PRI que reconocieron que el ahorro por el cambio de luminarias sería nulo.
El primer regidor Jorge Manuel Mezquita Garma, quien posteriormente sería nombrado director del Instituto de Infraestructura Física Educativa, reconoció en 2010 que financieramente hablando, el proyecto del cambio de luminarias no era “un gran negocio para nadie”; sin embargo, dio su voto “en función de la rentabilidad ambiental de los ahorros en el consumo de energía y en los ahorros en las emisiones de contaminantes”.
Además, afirmó que tal contrato dejaba abierta la posibilidad de que al implementar políticas públicas de esa naturaleza, Othón P. Blanco tuviera acceso a los famosos bonos de carbono por parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
La síndico Claudia Adela Martínez Márquez defendió el argumento del ahorro: “Yo nada más quiero destacar que el ahorro no solamente se refiere a los 400 mil pesos que reflejaría de consumo, sino que también se nos manifiesta que hay un gasto adicional de mantenimiento que son 840 mil pesos”, dijo. 
El presidente municipal Ruiz Morcillo se atrevió a sugerir la aprobación, en un mediano plazo, de un proyecto adicional a los nuevos focos. “Si el día de mañana podemos hacer un proyecto adicional de generar energía eléctrica con fuentes no convencionales, pues ese sería un beneficio todavía adicional al proyecto, un proyecto no cancela otros proyectos”.
Ante el cuestionamiento del regidor Eddie Angulo de ¿qué hacer con luminarias que serían reemplazadas?, el alcalde sugirió: “rematarlas”, pese a tratarse de bienes públicos financiados con recursos de los chetumaleños. 
El 10 diciembre de 2010, en Cancún, se presumió que el sistema que utilizarían los nuevos focos que supuestamente garantizaban luminosidad y eficiencia al haber sido galardonados como “el mejor en su clase” por el Departamento de Energía de los Estados Unidos y otros organismos.
Durante la presentación del proyecto, que tuvo lugar en el marco de la COP 16, el entonces gobernador gobernador Félix González Canto aseguró que: “al tiempo en que muchos países empiezan a caminar hacia sus objetivos ambientales, México establece su liderazgo a través de ejemplos concretos, como la transición a iluminación LED que estaremos implementando en nuestras ciudades”.
Una semana después de que el Ayuntamiento de Othón P. Blanco aprobara la propuesta, el 16 de diciembre, el gobierno del estado presentó la iniciativa de decreto por la cual la Legislatura del estado ratificó la celebración del contrato de concesión.
En el documento se establece que el gasto en alumbrado público aumentó hasta en 43 por ciento en dos años, pues en 2008 gastaban por este concepto 3.5 millones de pesos y en 2010 sumaban 5 millones de pesos mensuales, lo que representa un incremento de 18 por ciento del total del gasto corriente.
Según los cálculos oficiales, el servicio con esta empresa tendrá un ahorro de 454 mil 106 pesos al mes, más un ahorro de 840 mil pesos que es lo que se gasta para el mantenimiento de luminarias.
Las irregularidades. Otra de las críticas del convenio fue que el contrato se adjudicó directamente, toda vez que se determinó que las características de las luminarias General Electric son las que mejor satisfacen las necesidades del municipio, con lo que se dejó de analizar o atender otras posibles ofertas.
La empresa nunca cumplió con los acuerdos, Avances Lumínicos Plus abandonó sus obligaciones, el Ayuntamiento de Othón P. Blanco se hizo cargo de diversas obras y el supuesto ahorro financiero a favor de las arcas públicas jamás llegó.
Los trabajos previos para la instalación de las lámparas no se llevaron a cabo; para algunas voces, esta falta de pericia en la redacción del contrato benefició a la empresa. Al final, faltaron postes para colocar las lámparas y muchas de éstas permanecen sin operar.
De acuerdo con la cláusulas del contrato, cuya copia obra en poder de Luces del Siglo, se establece que la empresa está obligada a realizar con sus propios recursos a favor del municipio, una aportación económica de 20 por ciento del costo total del proyecto de inversión inicial, es decir, de 40 millones de pesos, a más tardar el 4 de abril de 2011, por concepto de subsidio extraordinario, a efecto de que el municipio logre el equilibrio financiero.
Sin embargo, de acuerdo con información proporcionada por la Tesorería de Othón P. Blanco, hasta el momento solo se han aportado 25 de los 40 millones de pesos, lo que significa que falta un depósito por la nada insignificante cifra de 15 millones de pesos, del cual nadie sabe dar cuenta.
Aunque claramente el contrato establece que cuando la empresa no cumpla con sus obligaciones se hará efectiva la fianza de cumplimiento; sin embargo, el mal servicio que se ha dado no ha significado multas, ni perjuicio para la empresa.
En el acuerdo en el que el cabildo solicitó la aprobación del contrato, se establece que su gasto en alumbrado público aumentó hasta en 43 por ciento en dos años, pues en 2008 gastaban por este concepto 3.5 millones de pesos y en 2010 sumaban ya 5 millones de pesos mensuales, lo que representa un incremento de 18 por ciento del total del gasto corriente.
Según cálculos oficiales, el servicio con esta empresa tendría un ahorro de 454 mil 106 pesos al mes, más un ahorro de 840 mil pesos que es lo que gasta el gobierno para el mantenimiento de luminarias.
Para el 2011, durante la administración de Carlos Mario Villanueva Tenorio, el contrato se modificó para que la empresa asumiera los gastos como el pago de un seguro.
Esa modificación elevó de 3.5 a más de 5 millones de pesos el costo de los servicios que debía pagar el Ayuntamiento; monto que representa 18 por ciento del gasto operativo mensual de la comuna capitalina, además de un monto total de 900 millones de pesos que el Ayuntamiento está obligado a pagar durante los próximos 15 años.
Pese a la gran molestia que ha generado, el contrato no ha podido disolverse a pesar del incumplimiento de la empresa; sin embargo, los responsables de aquel amañado documento continúan estrechando la mano de socios para “iluminar” más ciudades. /

RECURSOS:
APUNTE: El presidente municipal Andrés Ruíz Morcillo aseguró que la sustitución de lámparas inservibles correría a cargo de la empresa; sin embargo, el contrato establece lo contrario; ya que cada lámpara sustituida tendría un cargo al erario de 550 dólares; es decir, 7 mil 150 pesos con 33 centavos, al tipo de cambio actual de 13.006 centavos.
FRASE: “La sociedad civil paga todos los servicios del municipio y la energía de la calle; pagamos impuestos señor presidente, pagamos derechos de todo tipo en el municipio, y el municipio se comporta como una empresa privada, no nos da nada, no es rectora de la economía, no produce nada, solamente se dedica a administrar una económica y a utilizarla, 90 por ciento se van en gastos administrativos, yo considero que un buen punto sería analizar otros proyectos”: regidor David Álvarez Cervera.
APUNTE: En al menos 85 localidades del ayuntamiento de Benito Juárez existen hoy luminarias con problemas.
APUNTE: En 2010, el ayuntamiento de Othon P. Blanco estableció un contrato de prestación de servicios para el alumbrado público; con el cual, la autoridad local terminará pagando más de 5 veces la millonaria deuda contraída por Andrés Ruíz Morcillo de 130 millones de pesos.  
Fuente: Luces del Siglo.                                              

Leer Nota

Freelance, de opción a realidad


El desempleo y los salarios insuficientes están empujando a los egresados de las universidades a optar por este esquema salarial que supuestamente brinda más libertad en un mercado laboral donde la demanda de empleo sigue siendo mayor a la oferta.

Por Hugo David Pérez
 Ante la falta de oportunidades laborales atractivas, pero sobre todo bien remuneradas, el esquema freelance se ha vuelto una realidad para miles de profesionistas, quienes buscan vender a destajo sus productos o servicios en un mercado cada vez más competido y marcado por los avances tecnológicos.

Los freelance son personas que prestan un servicio de forma autónoma a terceros, sin obligación de continuar la relación más allá del trabajo realizado. Dicho esquema tuvo un gran auge en Europa y Estados Unidos, pero ya alcanzó a los países latinoamericanos.

En México, el freelance surge en respuesta a la escasa generación de plazas de trabajo formales y de calidad para los miles de profesionistas que egresan año con año de las universidades. Según el estudio “Educación, Mercado de Trabajo, Satisfacción Laboral”, de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en la actualidad 40 por ciento de los universitarios está desempleado.

La ANUIES advierte que debido a la existencia de más egresados que plazas de trabajo formales, en seis años el número de profesionistas desempleados podría rebasar los 3 millones.

“Es un fenómeno de sobreeducación, y la imposibilidad del sistema económico de proveer puestos de trabajo acordes a las condiciones del capital humano”, señala el análisis de la ANUIES.

Otro factor que obliga a los profesionistas a elegir el freelance son los bajos salarios en los trabajos formales. Y es que mientras crecen los requisitos para obtener una plaza de trabajo, aumenta el desempleo y se deteriora la calidad de trabajos, empujando a profesionistas a desarrollar actividades para las cuales no es necesario contar con educación superior.

El Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco), en su estudio “Compara Carreras”, donde se analizan las opciones universitarias desde un punto de vista económico, advierte que las carreras peor pagadas son las relacionadas con las artes, la formación docente, comunicación y periodismo, matemáticas, criminología y diseño gráfico. Las percepciones en estas labores se encuentran en un rango de 6 mil a los 8 mil 500 pesos mensuales.

Asimismo, el porcentaje de informalidad de estas carreras raya el 30 y hasta el 45 por ciento, ya sea porque quienes los contratan mantienen un esquema laboral fuera de la ley o que los profesionistas están buscando un mejor empleo fuera de los esquemas tradicionales.

“En mi caso, me ha ido mucho mejor como freelance que estar contratada en una empresa formal, porque tengo más libertad de trabajar con quien yo quiera, escoger a mis clientes y a la vez me da tiempo de hacer otras actividades que representan un ingreso extra”, señala Jovana Gabriela Gutiérrez, quien se desempeña como traductora e interprete freelance. 

Considera que en su caso se gana mucho mejor bajo este esquema, pues en un día puede obtener lo mismo que en quince días en una empresa promedio.

La intérprete traductor dice que ser freelance fue una salida ante la falta de empleos bajo el esquema tradicional de ocho horas diarias.

“Es una opción, sobre todo para las personas multidisciplinarias, a mí me permite trabajar en otros lados y hacer otras actividades. Para una persona que sólo se dedica a eso puede ser más difícil, pero si tiene los contactos y la facilidad de las relaciones públicas, no está tan mal”, comenta.

Por su parte, el diseñador, fotógrafo y productor de modas Raúl Terán, advierte que la vida de un freelance debe ser muy disciplinada, tanto para manejar los gastos, como los ingresos, sobre todo para sortear las temporadas difíciles. El esquema de trabajo, asegura, le permite mayor creatividad y poder trabajar en lo que realmente le llama la atención.

“Es muy importante que quienes quieran comenzar a trabajar de freelance tomen cursos de administración de finanzas, así como de marketing, puesto que además de saber hacer sus labores profesionales, la tarea de venta de servicios se vuelve lo más importante, desde dar una tarjeta en el momento indicado hasta posicionarse a través de las redes sociales”, recomienda.

El diseñador considera que la preparación académica no se ve bien remunerada en las empresas, por lo cual muchos optan por buscar otra forma de ganar más dinero pero también de ser reconocidos por lo que se hacen.

“Como diseñador es muy difícil subir en una empresa, ya hay directores creativos, los mismos dueños, ya hay muchas manos dentro de una empresa”, comenta.

Uriel Baltazar Hernández también ejerce como freelance porque le permite crecer profesionalmente en diversos ámbitos al no estar sometido a la rutina laboral. Lo más atractivo de este esquema es que uno puede convertirse en su propio jefe y ser dueño de su tiempo. “Lo necesario es ser tolerante a la frustración y perseverar para alcanzar las metas”, sugiere.

Los contras de ser freelance, señala Hernández, son las horas que se le tienen que invertir, primero para posicionarse con los clientes, crear las redes, dar a conocer los servicios y, por supuesto, la seguridad social.

“Este esquema no es para todos, aquí si no trabajas no comes, aunque quizás lo más importante es la seguridad social, saber que ya no estás cotizando, que tu salud y tu retiro depende enteramente de tu trabajo”, opina.

Esquema sin responsabilidades. En Quintana Roo, este esquema ha permeado como una opción para los jóvenes que pretenden insertarse al mercado laboral o buscan una mejora salarial.

Según cifras de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), en el estado hay alrededor de 116 mil 700 personas que trabajan por cuenta propia y el índice de informalidad es del 48 por ciento, diez puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

La antropóloga Carmen Bueno, profesora del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, dice que el principal problema del freelance es la inestabilidad que puede llegar a ser su vida laboral, pues tiene que ocupar mucho tiempo en generar vínculos profesionales y los proyectos se deben atender de manera expedita y eficaz, por lo que este tipo de trabajadores podrían llegar a la autoexplotación, incluso dejar de lado aspectos de la vida personal.

De hecho, señala la profesora, la calidad de vida de muchos trabajadores autónomos es mala, debido a que pueden pasar semanas sin tener trabajo y, por ende, sus ingresos son irregulares también. “Y cuando les llega la chamba, les dicen: ‘la quiero para mañana’”, algo que les hace acumular demasiada tensión al momento de trabajar.

Asimismo, la decisión de estos jóvenes profesionistas “de hacer trabajo en pijama”, provoca que aplacen su independencia completa de sus padres, quienes además “están sosteniendo la inestabilidad económica de sus hijos”.

Para el delegado de la STPS en Quintana Roo, Enoel Pérez, nunca será más atractivo un trabajo sin prestaciones, a pesar de las ventajas que un trabajo libre provee.

Menciona que sea por comodidad, desconocimiento o necesidad, la mayoría de las personas acepta trabajar sin prestaciones laborales, pero es labor del gobierno fomentar el empleo formal y que las empresas entiendan que brindar las prestaciones al trabajador es una obligación cuando contrata personal.

Sin embargo, señala Enoel Pérez, no todos los trabajadores freelance carecen de prestaciones, pues aquellos que cobren por honorarios sólo para una empresa, tienen el derecho a exigir tales beneficios.

“El principal problema es la incapacidad de cotizar en las instituciones de vivienda, crédito o seguridad social, lo que al final repercutirá en el futuro de los jóvenes, por eso es importante si sólo se prestan servicios a una empresa o patrón, exigir el pago de prestaciones”, explica.

Adaptarse a las necesidades. La profesora de la Universidad Iberoamericana, Carmen Bueno, explica que la flexibilización laboral provocada por los cambios en las leyes laborales alrededor del mundo, han promovido la creación de menos empleos formales, por lo que la inestabilidad laboral para los profesionistas va a continuar en aumento.

Para la antropóloga es importante aceptar el esquema freelance como una realidad que ha venido para quedarse y pide aprovechar el avance de la tecnología, pues con ello los profesionistas pueden ofrecer sus servicios más allá de sus fronteras.

“Estamos hablando ya de una sociedad en red. Nuestra vida cotidiana no solamente está dirigida a nuestras relaciones cara a cara, sino pensado en la comunicación a través de los medios electrónicos y esto se puede reproducir para los esquemas laborales, vender conocimiento, creatividad a través de internet”, explica la especialista.

La catedrática acepta que el mercado laboral no va a mejorar en los próximos años, por lo que la tendencia seguirá siendo la de desaparecer las plazas de planta, que son aquellas en las que se exigía dar prestaciones y seguridad social, para pasar a un esquema abierto donde sólo se mantenga un grupo básico de trabajadores y todos los demás servicios sean sub contratados.

Ante tal panorama, explica Bueno, sólo queda que los jóvenes se profesionalicen en un campo cada vez más multidisciplinario que le permitirá adquirir los conocimientos necesarios para poder venderse a través de las plataformas tecnológicas.

“Este cambio en el mundo laboral te cuestiona el valor que en los 70 tenía ser universitario. Hoy se necesitan ciertas habilidades de colaboración, saber vender proyectos y ser muy creativo para poder obtener un ingreso a partir de nuestros conocimientos, incluso sin tener una carrera concluida”, detalla.

La académica pone énfasis en las capacidad tecnológicas de los profesionistas para adaptarse a este nuevo modelo de trabajo e incluso pretende iniciar una investigación de casos exitosos de emprendedores que venden sus servicios a través de la web, lo que los ha llevado a trabajar en empresas alemanas o coreanas sin siquiera haber visitado el país.

Carmen Bueno señala que el sistema educativo debe de ayudar a las futuras generaciones a asumir este nuevo esquema laboral.

“No es suficiente la infraestructura material, sino enseñarle habilidades para hacer un buen uso de la tecnología, enseñar a los alumnos a sacar mayor provecho de la red para generar un empleo y, por supuesto, formar a los profesores, que sepan usar la tecnología, porque ese ha sido el principal fracasos de la inversión tecnología en la educación primaria de nuestro país”, finaliza.

Fuente: Luces del Siglo.
Leer Nota

Despacho contable para… ¡cuatro clientes!



Brizuela y Lara, los primeros contadores

Despacho contable para…
¡cuatro clientes!

· La mayoría de las empresas eran constructoras y tenían sus oficinas en el Distrito Federal

Por Francisco Verdayes Ortiz

Solamente a ellos se les hubiera ocurrido semejante “locura”. Rubén Brizuela y Manuel Lara, compañeros en la universidad, tuvieron la visión de montar el primer despacho contable de Cancún cuando los negocios netamente locales se contaban con los dedos de la mano, y sobraban dedos.

Rubén Brizuela García es el hombre que como estudiante de contabilidad de la Universidad del Valle de México, visitó  Cancún por primera vez en 1973, debido a la enorme expectativa que generaba este polo turístico; un año después, ya egresado, no dudó en retornar.
“Llegué a Cancún un 30 de abril de 1974 y empecé a trabajar el 3 de mayo para la constructora Coma S.A, cuyo dueño era un ingeniero de apellido Rangel (no recuerda el nombre) quien además tenía una compañía que manejaba dos avionetas que le daban servicio de transporte a Fonatur para sobrevolar la zona.

“Estuve trabajando como gerente administrativo hasta que, junto con el contador Manuel Lara Aguirre (ex compañero de la carrera), al que accidentalmente me volví a encontrar aquí, decidimos fundar el despacho Contadores Públicos Asociados”, recuerda.

 Los clientes. Para Brizuela y Lara el problema no fue encontrar local ni buenos empleados, pues se hicieron de una excelente ubicación y un buen equipo humano, conformado por el asistente Margarito Cohuó y una secretaria de apellido Cuevas:
“Lo que no teníamos era clientes. La mayoría de las empresas constructoras tenían sus bases administrativas en la ciudad de México, así que nuestros primeros clientes fueron la ferretería de don Pedro Briceño; la refaccionaria de Adib Burad; los Servicios Calderón, de los hermanos José y Luis Calderón (servicio de lavado y engrasado) y curiosamente también una paletería que se inició por aquella época en la avenida López Portillo y que fue la primera fábrica de hielo, aunque en forma de paleta.

“Como despacho contable nuestro primer trabajo consistía en hacerles facturas a los propietarios de los camiones volqueteros de la CROC y de la CNOP para que pudieran cobrarle a Fonatur todos los servicios de transporte de tierra, arena y piedra. Eso nos permitió subsistir ante la carencia de llevar contabilidades”, recuerda.

 Sin autoridad fiscal. “En aquella época no existían las autoridades ni podían fiscalizar nada y todo el mundo trabajaba libremente. El que quería ir a pagar impuestos tenía que hacerlo en Isla Mujeres, y el que no, pues no había problemas porque no había revisión fiscal y no existían inspectores fiscales…
“Con el tiempo ya se empezaron a formalizar las empresas en Cancún y entonces se formó la oficina federal de Hacienda y las auditorías las practicaba la gente de Campeche porque ahí estaba la administración fiscal regional, aunque no era atractivo para los auditores venir a revisar un mini negocio, y es que encima las instrucciones era darle facilidades a Cancún.

“Muchas de las empresas constructoras que trabajaban para Fonatur tenían sus oficinas centrales en la ciudad de México, acá nada más estaba el gerente de la construcción, su área administrativa pero todo se manejaba en la capital. Esa fue la época de la construcción, ya después empezó a haber más fiscalización, más negocios y es cuando entramos ya la función de la contabilidad.
“La Secretaría de Hacienda –más adelante– montó una oficina detrás del cine Blanquita y el primer jefe fue un señor de apellido Alcocer. Ahí estuvo funcionando durante un año y medio y cuando construyeron el Palacio Municipal les dieron una oficina a donde íbamos a pagar. Con el nacimiento del ayuntamiento se empezaron a requerir licencias de funcionamiento, más impuestos, más control.

“Llegó la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado (Recaudadora de Rentas) cuyo primer recaudador fue el teniente Pérez Ayala, y un día fui con él para obtener las licencias de funcionamiento de uno de mis clientes y me dijo: ´Mire, no sé ni lo que vamos a hacer porque todavía no tengo instrucciones de nada´. El fue el primer recaudador de rentas”.

El buen desempeño profesional de Rubén Brizuela le llevó al terreno de la política, pero esa ya es otra historia./
   

Rubén Brizuela, con toda seguridad uno de los dos primeros contadores que montaron un despacho en Cancún. Foto Archivo Rubén Brizuela

El buen desempeño profesional fue llevando a Rubén Brizuela al terreno de la política. 

Fuente: Luces del Siglo.
Leer Nota
 
El Periodikito de Cancún | by ZeroCooL ©2010